También llamado estomatofobia en los casos más graves, el miedo al dentista puede tener consecuencias considerables sobre los dientes y la salud en general. Técnicas de relajación, medicamentos, sedación consciente o incluso anestesia general, permiten resolverlo.

Según un reciente sondeo realizado en España, 54% manifiestan temor frente a la idea de consultar a un dentista. Mientras que para un 35% solo se trata de una ligera aprensión, 19% lo consideran un verdadero problema y 2% admiten que nunca piden cita en un dentista a causa de esto.

Hay muchos motivos por los que se aborrece ir al dentista, pero se trata de una cuestión muy personal. Sin embargo, a menudo, los afectados siguen patrones similares. La razón más común es una mala experiencia anterior, por lo general en la infancia. Esto contribuye a sentir ausencia de control, malestar y dolor.

Los pacientes vienen acompañados, se desvanecen en la sala de espera, “olvidan” sus citas o simplemente no quieren pedirlas. En los casos más severos, la estomatofobia llega hasta un estado de abandono bucal. Puede acompañarse de otras fobias como el miedo de vomitar, el miedo a la sangre o a los pinchazos.

La odontología es una especialidad que ha cambiado mucho en los últimos años, de ahí que los más jóvenes se hayan convertido en nuestros pacientes sobresalientes. Raro es el pequeño que ha pasado por una situación desagradable.

El olor clásico de las consultas ha ido desapareciendo porque muchos de los productos que lo causaban ya no se utilizan. Hay nuevas agujas más finas y pequeñas para introducir la anestesia y los tratamientos son más eficaces.

Tips para ayudar a superar el miedo

  • No tomes cosas excitantes que puedan ponerte aún más nervioso, puedes llegar a tomar una tila o manzanilla antes de venir a la clínica.
  • ¡Habla! Sea cual sea el grado de ansiedad tienes que comunicarlo al dentista, para que tome especial atención en controlar y disminuir el estrés que tienes.
  • En la sala de espera disfrutar del aroma relajante, la música y evade el pensamiento con una revista.
  • Los colores de la sala de espera están pensados para la relajación de nuestros pacientes.
  • Respirar pausadamente varias veces hace que se reduzca la ansiedad y el miedo.
  • La incorporación temprana de los niños a las consultas reduce considerablemente esta fobia.

Las visitas periódicas a la clínica dental, permiten a los profesionales mantener un control en la boca de los pacientes, pudiendo llegar a evitar "males mayores" causantes de dolor y consecuente "mal recuerdo" de la visita al dentista. Por ello desde la Clínica Bernal te animamos a asistir a las revisiones periódicas y a tener una salud bucal adecuada.

  • últimos tweets