[Extraido de la Revista ELLE España]

En pleno ‘boom’ de la estética dental, ponemos los puntos sobre las íes de las técnicas más punteras.

Cualquier americano te dirá que reconocerá si una mujer es europea o no por su sonrisa. Con la boca cerrada, no desentonamos, pero en cuanto sonreímos, estamos perdidas. ¿Por qué? Por nuestros dientes

Para comprobarlo, pregunta a cualquiera de los artistas que han triunfado en Hollywood lo que les dijo su mánager antes de embarcarse en la aventura americana: adelgaza dos tallas y vete al estético dental.

Siguiendo el camino iniciado ya hace lustros en Estados Unidos, donde los blanqueamientos se han incrementado en un 300% en los últimos cinco años –según datos de la Academia Americana de Odontología Estética–, en Europa esta técnica registra un auténtico boom, superando con creces o llegando incluso a doblar esos datos.

Si todavía tú no has sucumbido a los efectos del peróxido de carbamida o a las carillas de porcelana, probablemente te queda poco, pero antes infórmate bien. Como en cualquier acto estético, hay que acudir a profesionales o centros de absoluta solvencia. Desconfía de los que tiran los precios con métodos exprés, ineficaces a largo plazo.

Si también te preocupan otros aspectos de la boca que delatan el paso de los años, como las arrugas del código de barras o el adelgazamiento de los labios, las infiltraciones y los rellenos permiten corregirlo.

Desde la Clínica Bernal te animamos a alinear tus dientes y que te dejes aconsejar por cual el tratamiento que más va contigo. Y es que está claro que rejuvenece más una sonrisa bonita que un lifting.

  • últimos tweets