La enseñanza de temprana de técnicas de cepillado en niños, es fundamental para que en un futuro, éstos puedan lucir una sonrisa sana. Los dientes temporales (de leche) son muy susceptibles de paceder la enfermedad de la caries dental, de modo que la dieta sana y equilibrada, baja en azucares y carbohidratos junto con buenas técnicas de cepillado son la base de evitar caries en estos dientes.

Según la edad, la higiene bucodental es distinta de modo que:

De 0 a 6 meses: A pesar de no tener dientes de leche, es importante comenzar con las técnicas de higiene oral. Para ello hay que pasar una gasa humedecida con agua hervida, por las encías,mejillas y lengua del bebéHay que realizarlo de forma suave.

De 6 a 12 meses: En este momento debe de realizarse la primera visita al odontopediatra o dentista, el objetivo es examinar los dientes que van erupcionando, las encías y los maxilares. También se verá si el cepillado es correcto y se instruirá al paciente con técnicas para hacerlo mejor. Debido a que ya tiene dientes en boca, hay que moderar el uso del biberón, del chupete y evitar muchas bebidas azucaradas.

La técnica de cepillado a esta edad se basa en limpiar los dientes después de cada comida con ayuda de la madre. la limpieza puede ser con gasa o algunas veces con cepillos para bebés.

-De 12 a 18 meses: Ya han erupcionado los ocho incisivos y empieza la erupción de los primeros molares de leche. es el momento de ir dejando de usar el biberón para empezar a coger el vaso. En cuanto a la higiene, se debe usar un cepillo dental infantil para no dañar las encías y pasta dental que no debe contener flúor, se debe usar poca pasta de dientes. Desde ahora es importante la visita rutinaria al odontopediatra para vigilar los hábitos del bebé.

-De 18 a 36 meses: Erupcionan los segundos molares de leche, con estos se completa la erupción de los dientes caducos. Ya hay que tener a esta edad el hábito del cepillado. Primero ha de cepillarse el niño y después los padres deberán terminar el cepillado. Se debe evitar la bollería industrial, alimentos pegajosos (caramelos), dulces antes de acostarse y refrescos entre comida ya que aumentan el riesgo de caries y no benefician su organismo.

Desde la Clínica Bernal recomendamos revisiones cada 6 meses para evitar el miedo irracional al dentista y para tener controlada ante todo la salud bucodental de su hijo.

  • últimos tweets